Más de 30 años de historia

Nuca MAX El Milagrito, el desengrasante de todos, nace en el año 84 en la empresa familiar Industrias Andaluzas Castro, S.L., fundada al principio de los 60 por Don Miguel Bladimiro Castro Jiménez. Aunque actualmente es mas que conocido por sus pegadizas cuñas publicitarias, su atractivo envase de color rosa y sus propiedades de limpieza casi milagrosas, no todos conocen su historia. María Castro Molera, hija del fundador y actual gerente de la empresa, nos hace un pequeño relato de la misma. La empresa al comienzo se dedicaba al envasado y mas tarde también, a la fabricación de productos químicos, llegando en el año 2007 a alcanzar los 359 productos. Entre ellos estaba nuestra estrella, llamando la atención de nuestros clientes y haciéndose hueco por mérito propio, nuestro Desengrasante Nuca MAX El Milagrito.Con la entrada del 2000 y la reciente desaparición de nuestro padre, se acometen una serie de mejoras: el cambio de nombre de la empresa a Fabrienvaf NUCA, S.L., definición de las dos líneas de productos Limpieza y Bricolaje, registro de las marcas, actualización de diseños, reforma de las instalaciones... pero todos estos cambios no se traducen en los beneficios económicos esperados, y en 2007, toca hacer un serio análisis de la situación y darlo un nuevo rumbo a la empresa.
Con mucha ilusión y mucha fé, comienza una nueva etapa, en la que pasamos a ser fabricantes de “Posiblemente el mejor desengrasante del mundo”, por cierto, slogan que llevamos utilizando desde hace 14 años y que, modestia aparte, y junto con el sobrenombre puesto por nuestros clientes (Huelva 2001), “El Milagrito”, definen perfectamente a nuestro producto. Hoy seguimos luchando por mejorar nuestro sistema de producción y tener el menor impacto posible en la naturaleza, hemos obtenido los certificados de calidad ISO 9001 y 14001 y con la instalacion de energía fotovoltaica en nuestra empresa terminada, la fabricación de nuestro desengrasante se hará al 100% con energia solar siempre que la climatología lo permita, claro. Llegados a este punto, solo me queda agradecer a nuestros clientes y consumidores, su apoyo, esperamos seguir formando parte de vuestras vidas, ayudando a que las tareas de limpieza sean más fáciles y más agradables con su olor, muchas gracias.